Ante esa situación, desde el Concejo de la Niñez y la Adolescencia les ofrecieron la estrafalaria suma de $1.500 (Un mil quinientos pesos) para que alquilen otra casa donde vivan temporalmente.

Al conocerse dicha advertencia, la gran mayoría de vecinos de ese barrio se reunieron para expresar el apoyo incondicional a la familia, especialmente para que no los desarraiguen de sus hijos sin haber una razón legal grave que justifique una acción tan irracional como sería la de desintegrar un grupo familiar que demuestra unión, honestidad, trabajo y buenos vecinos. "Si vienen a desalojarlos haremos resistencia ante semejante atropello e ´injusticia que la propia justicia está por hacer´. Exigimos al Secretario de la Fiscal, el Dr. Jorge Barros o alguien del juzgado que venga a nuestro barrio donde lo recibieremos pacíficamente y con mucho gusto, para que tomen testimonio de vecino por vecino y sepan desde cuando esa casa estaba ´tirada y abandonada´ y que también fue usurpada por quien la reclama ahora sin tener ninguna documentación o título que acredite la verdadera propiedad de la casa... (Sic)... Es muy injusto porque ahora vino una familia con niños pequeños, con su papá con problemas de salud, a quienes realmente les hace falta un techo, los quieran ´echar a la calle como perros´ y encima los amenazan de quitarles los hijos.(...). Que la justicia se encargue de aplicar esas leyes a los delincuentes o quienes maltratan a sus hijos, no a una familia honrada, trabajadora y buena con todos. ´Que den ejemplo de justicia´. Aquí todo un barrio estaremos esperando y apoyando a la familia". Dijeron varios vecinos que prefieren no hacer publica sus identidades por temor a persecuciones, represalias o "ser marcados", como ellos dicen.

Cabe recordar que la casa en disputa es una de las tantas viviendas que se encuentran deshabitadas y abandonadas en Fiambalá a las que el aspecto estético y el testimonio de vecinos así lo demuestran, y donde también los organismos competentes no hacen nada para exigir su ocupación o des adjudicarlas para entregárselas a otras familias -como en este caso- que les hace falta un techo donde vivir.

En referencia al supuesto desarraigo de los menores con su padres, dice la Ley N° 5.357 de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, en su Titulo II.- Principios, Derechos Y Garantías - Preservación del grupo familiar,

ARTICULO 15°.- "La falta o carencia de recursos materiales del padre, la madre, tutor o guardador, no constituye causa para la separación del niño, niña o adolescente de su grupo familiar".

Ante esta circunstancia los niños y adolescentes permanecerán en su familia de origen, la cual deberá ser obligatoriamente incluida en programas de asistencia y orientación o, en su caso, con los miembros de la familia ampliada o de la comunidad, según la costumbre local.

La comunidad o el Estado, habrán de garantizar la restitución inmediata de tales derechos y en todo caso, el Poder Administrativo deberá subrogarse en el ejercicio de acciones alimentarias y de régimen de visitas, cuando corresponda.

El Estado debe garantizar el diseño y la ejecución de programas de fortalecimiento familiar, que tiendan al autovalimiento del grupo familiar en la crianza y el cuidado de los niños, niñas y adolescentes...

Por ese motivo sería inadmisible e injusto pensar que la justicia tomara una determinación tan insensible e inhumana en efectuar un desalojo o la quita de custodia de los menores ante las razones expuesta por los vecinos, los testimonios existentes, el estado de salud del padre de familia, la falta de título de propiedad y el antecedente de usurpación de quien reclama la vivienda. Todo eso provoca el levantamiento de un barrio que manifiestan no ceder un paso ante una situación distinta a las demás.


www.elabaucandigital.com

300x250 obras

300x250

banner plus noticias

banner gobierno 300x250

banner telam